d. PORNOPODER (Testo Yonqui / Beatriz Preciado)


Buenas de nuevo. Los diez días pasados desde la última entrada me he dedicado estudiar. Sí, después de diez años de inactividad, he recuperado mis estudios de análisis de normas sociales y reglas de reconocimiento. Es curioso, cuanto más avanzo en la carrera de derecho, más me pajeo con mis historias íntimas y políticas... Pero ni tan siquiera gracias a la masturbación sexual escapo realmente del sistema...
Muestro, a continuación, una transcripción de fragmentos de TESTO YONQUI, un libro de Beatriz Preciado del que los editores de Espasa dijeron en la contraportada:

"Preciado nos invita en Testo Yonqui a recorrer los pasillos del régimen (político) farmacopornográfico: una forma de capitalismo caliente, psicotrópico y punk"

.

.

.

N. del Transcriptor: Los de Espasa venden y ponen etiquetas, es lo que tienen. Yo, ahora mismo, como transcriptor, no me autorizo a dar mi opinión ni a definir la materia del libro. Cuando transcribo, me pajeo mentalmente con lo que dicen otros. Y, claro, al final de la entrada me corro y se me ocurre algo que anotar al margen de lo que he transcrito...
--------------------------------------------------------------------------

I sell frustration, not relief (1)
LYDIA LUNCH

EL IMPERATIVO PORNOGRÁFICO: FÓLLATE A TI MISMO

1. La pornografía es un dispositivo virtual (literario, audiovisual, cibernético) masturbatorio. La pornografía como industria cinematográfica tiene como objetivo la masturbación planetaria multimedia.

(...)

2. La pornografía es la sexualidad transformada en espectáculo, en virtualidad, en información digital, o, dicho de otro modo, en representación pública, donde "pública" implica directa o indirectamente comercializable. (...) Se trata, por tanto, de una caracterización política de la representación. Dadas las condiciones del capitalismo postfordista, una representación pública implica ser intercambiable en el mercado global como dato digital y como fuente de capital.

(...)

5. En realidad, la industria pornográfica es a la industria cultural y del espectáculo lo que la industria del tráfico de drogas ilegales es a la industria farmacéutica. Hablamos aquí simplemente de los dos motores ocultos del capitalismo del siglo XXI.

(1) "Vendo frustración, no alivio", Lydia Lunch, Real Pornography, Music Performance, 2004.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

PORNIFICACIÓN DEL TRABAJO

No necesito recordarte, mientras lees este blog ahora, que el sexo (tu sexo) no tiene su ámbito ni en el (tu) cuerpo individual, ni en la (tu) esfera privada o el (tu) espacio doméstico. Más aún, ni el cuerpo individual, ni la llamada esfera privada, ni el espacio doméstico escapan a la regulación política. (...) De hecho, en la economía farmacopornista, la situación puede definirse de este modo: el trabajo es sexo. (...) El objeto del trabajo en la sociedad farmacopornográfica no es satisfacer, sino excitar: poner en marcha el aparato somático que regula el ciclo excitación-frustración-excitación.

-----------------------------------------------------------------------------

Vuelvo a ser Domingo Vital ahora... No sé, eso de excitación-frustración-excitación me recuerda lo de los contratos de tres meses para despedirte al año, o el curro a través de ETTs...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ahora juega tú...