2.. BAJAR VELAS EN DOMINGO



Muchas pasiones que habían entrado en campaña con banderas desplegadas (...) acaban volviendo a casa avergonzadas por tanto ruido en vano.

Honoré de Balzac
(Tours 1799 - París 1850)
Ilusiones perdidas  (1837)



Después de una etapa de productividad íntima y confianza, provocada por un despido improcedente que me dejó a las puertas del conocimiento extremo de la libertad personal, el hecho de estar currando de camarerx de nuevo me tiene extenuadx. Soy de los esclavizadxs por el alguiler de una vivienda que ya se pulieron el finiquito y no tienen derecho a cobrar el paro. Comenzar doblando turno dos días es matador. Es posible que la actualización de este blog se vea afectada por esta nueva fuente de obsesiones y neurosis varias, al menos hasta el día en el que tener una vida digna para siempre deje de ser un ideal y se transforme en una realidad perpetua, es decir, nunca.

Visto lo visto, encima tengo que estar agradecido por tener un trabajo. Sí, a lo mejor estaría bien jugar a olvidar que somos seres humanxs más a menudo, como forma de acercarse al ideal. En realidad, cuando escribo observo el propio ser y la sociedad en la que habito creyéndome la ficción de que consigo ser objetivx, ecuánime, y por ello la subjetividad desaparece, se lleva al yo presente en el día a día y consigo evadirme del hastío cotidiano adoptando un punto de vista general. Así, ahora defiendo una postura radicalmente opuesta a la que expresé en el párrafo anterior. Escribiré tras cada batalla. A lo mejor prometo mucho y no sé si puedo hacerlo verdad. Si la intención es lo que cuenta, lxs políticxs y yo tenemos más en común de lo que creía. O no.





Foto: "No hay escape". Santiago de Chile, 2009. Contribución de Leonora Calderón al blog Arte Callejero

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ahora juega tú...