28.... LA GRAN DIFERENCIA




Para Lizanote de la Acracia


Ladran, luego cabalgamos

del poema "Kläffer", de Goethe


¡A galopar,
a galopar,
hasta enterrarlos en el mar!

del poema “Galope”, de Rafael Alberti



Alimañas de recepción en palacio
bajo una montaña de basura actúan
como millares de esponjas en un lecho de uñas
de vertidos lácticos caducados y cerveza desbravada
hinchándose de forma obscena y viscosa
profiriendo gases y ventosidades nauseabundas
volcando despojos sin aliento y podedumbre ruidosa
avanzando con cada desprendimiento pegajoso
tratando de conquistar el paisaje encendido del horizonte alrededor

Pasa este mensaje. Toma la calle

están en el centro del sistema vertedero de almas
lo alimentan de mierda sinuosa y labios partidos
aunque dirigen la operación con fuerzas de higiene extrema y contundente
arrastrándose con un manojo de cables en la mano
absorbiendo bases de datos en estado de descomposición
descargando la vigésimo primera digestión pesada
en el interior de sus trajes de neopreno esterilizado
van a por nosotros
van a por nosotros




...hay basura por todas partes y en todos los rincones
programación basura en televisión y procesos electorales
hipotecas basura para trabajadores basura
productos basura para consumismo basura
tal vez es el momento de recolectarla y depurarla a fondo
por dentro y por fuera
basura
basura

“Yo soy tú y tú eres yo. Ésa es la diferencia”

una noche nos encontramos buscando trabajo
rebuscando cómo pagar la hipotecaria de pernada
golpeados por la última actuación fashiourbanística
somos la viuda en precario vecina de indocumentados
dormimos ensartados por el civismo de los cínicos que
estigmatizan drogas, mutilan la sanidad e inyectaron de dinero a la gripe A
desprecian a los ni estudio-ni trabajo
pero atentan contra la educación y el espacio laboral
dicen prevenir la miseria
pero evitan la dación en pago y la condonación de la deuda exterior
manejan el cotarro para que los gallitos se suban al palo mayor
cada vez más y más arriba
apuntando con el ojo del culo a nuestras caras somnolientas
abotargadas por el discurso perdonavidas del maltratador reincidente

“Yo soy tú y tú eres yo. Ésa es la diferencia”

todxs tenemos tiempo para hacer otras cosas
para cerrar los ojos y pensar en dónde nos hemos detenido
despegarnos de la pantalla y formar parte de la calzada
donde comenzaremos a caminar con un sólo grito indignado
que nadie nos diga que andamos vacíxs y sin bolsillos
tenemos ansia por brillar con la luz propia de un enjambre de luciérnagas

Pasa este mensaje. Toma la calle

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ahora juega tú...