23. CELEBRANDO

Bandadas vestidas con camisetas del mismo color se manifiestan por el cielo de las calles, gritan proclamas alegres teñidas de pasión, se abalanzan sobre las esperanzas, donde les une una voz que los acerca y abraza
en los tiempos de juego contra el rival.

Es único el símbolo de su hedonismo cotidiano, aliñado con conciencia limitada de una patria, de un arte deportivo, de un estilo de juego, de una diversión en mas, yo qué sé... el fútbol es así..

Repaso sobre la superficie la historia, la lucha de unos contra otros seres humanos que gritaron contra el adversario y además mataron, que evolucionaron técnicamente más y mejor, que pasaron de romper el aire con piedras, arcos y flechas a bombardear más y más rápido.

Recuerdo que todo cambió para que ahora siga pasando lo mismo. Es ideal para olvidarse de ello un momento pensar que desde el Dream Team de Cruyff nadie jugaba al fútbol como el Barça de Guardiola,
una figura como jugador y como entrenador moviéndose por el tablero de cuadros, llegint Martí i Pol, el poeta del poble. El fútbol es así y la vida te da sorpresas.

Entonces volver aquí, a estos versos
a recordar que una estrofa atrás todo cambió
para que ahora siga pasando lo mismo.

Tu gobierno no entra en guerra ni batalla: monta operaciones de paz con víctimas colaterales y vende armas para luchar contra la violencia en casa. Si hay pasta aquí todos somos más felices. Es así de fácil. ¿Quién cambia? P. entra por M. B. por A., da igual. Quememos los campos y los bosques, ocupemos las plazas duras y bebamos hasta morir, celebrando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Ahora juega tú...